Individualismo

Ante nuestros ojos se plantea otro reto, otra forma de vida y una oportunidad para atendernos a nosotros y a nuestro alrededor.
Al principio era más dificil, acomtumbrados a funcionar ‘rectos’ y levantarnos a nuestra hora o disfrutar del ambiente de todos los días con nuestros amigos o hacer el deporte que nos gusta es algo que se echa de menos. Pero luego resulta que, inconscientemente y como con todo, nuestra cabeza hace click, pues continua echando de menos salir pero no salir igual que antes. Ni con la misma ropa ni con la misma música. ¿Por qué? ¿Qué es un ser humano sino un animal pensante y cambiante?
Con esto quiero decir que este desastroso virus nos ha dejado una experiencia tanto buena como horrible, porque ha acabado con millones de personas y nos ha hecho ver el nivel de idiotez que verdaderamente dispone el ser humano del siglo XXI no muy diferente del XVI. Y porque también, nos ha arrastrado al cambio y al reto de comprobar quién es capaz de adaptarse y controlar su entorno. Porque esas personas serán las que morirán después de haber comprobado ese cambio y haberse retorcido tanto en él, que no tengan miedo ni de la propia muerte.

Un día más, un día menos

Hoy me he levantado, -cariño, ¿hoy quién trabaja por la mañana? ¿Me toca a mí?- Ha sido una mañana intensa, como lo están siendo todas las jornadas de teletrabajo. Todo tiene que funcionar, es nuestro objetivo, que todos los profesores puedan acceder de una forma u otra a los medios para llevar la teleenseñanza a la casa de tod@s l@s alumn@s. Para eso hemos hecho tutoriales en el centro. Para eso hemos creado todo un sistema de agendas para el alumnado. Contesta correos a compañeros para echarles una mano: “¡ufffff, tengo a 5 alumnos que han puesto mal el correo de su profesor, envíales un correo para decirles la dirección correcta”. Vigila que la web esté actualizada. Una compañera me videollama para ver cómo funciona eso de Webex.

Entre medias -¿qué comemos?- Hoy te toca cocinar a ti, cariño, pero esta noche cocino yo- Sigo un rato hasta que esté la comida. “¡Oh Dios mío, Aules hoy no permite crear aulas virtuales, ¿qué hacemos con algún profesor que no la puede crear?. Algo haremos”-.

– Ahora te toca currar a ti. Ya recojo yo la cocina.
– ¿Por qué no montamos unos legos, chicos?, pregunto.
Ahora les toca jugar un rato, para que se relajen un poco, la verdad es que se portan muy bien para la situación que estamos viviendo. Ya habrá tiempo después para practicar un poco de inglés. Después de darnos de alta en la plataforma de inglés y de hacer algunos ejercicios decidimos acabar los trabajos de plástica…

… Hay que salir a aplaudir más si cabe, hoy aparecen las primeras noticias positivas para vencer al bicho. -Venga chicos, preparo yo la cena, os voy a preparar una cenita que os vais a chupar los dedos…

…Y ya se acabó el día, un día menos para volver a salir a la calle, porque volveremos, solo hay que tener un poco de paciencia y llegará.

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.
Antonio Machado

Mucho ánimo a tod@s

Javi Fuentes
Profe y Jefe de Estudios del IES Juan de Garay

Desde que empezó el confinamiento …

En estos momentos, en los que toda la sociedad vive un confinamiento debido a una emergencia sanitaria, os lanzamos la propuesta de ir escribiendo un diario. Tenemos algunos referentes en la memoria, como el de Ana Frank, víctima judío-alemana del Holocausto nazi y autora del diario homónimo. La idea que os planteamos es que este blog sea un foro libre, responsable y por supuesto, respetuoso y tolerante, en el que expresar cómo nos sentimos, qué tareas hacemos, cómo convivimos en estos momentos y cómo sobrellevamos la reclusión en las casas. Lo cierto es que puede ser también un periodo de reflexión y crecimiento personal, un momento de análisis de nuestra visión del mundo y de reajuste de valores y convicciones, tanto personales como colectivas. ¿Os animáis?